Desde la idea hasta el éxito

Establecer tu negocio en el Reino Unido puede ser un reto apasionante, emocionante y desafiante. Independientemente de si estás comenzando con tu negocio desde cero o si estás expandiendo tu empresa más allá de tu país, elegir un lugar adecuado para establecer tu negocio es imprescindible para su éxito.

El Reino Unido, con su sólida economía, infraestructura empresarial y ambiente favorable para los emprendedores, es un destino muy demandado por gente que busca hacer crecer su empresa. Aquí exploraremos los pasos clave para establecer tu negocio en el Reino Unido, desde la idea hasta el éxito.

De la idea al éxito

Investigación y planificación

Antes de sumergirte en cualquier mercado o mundo empresarial, ya sea en España, Francia o el Reino Unido, es fundamental realizar una investigación exhaustiva y elaborar un plan detallado.

Comienza por identificar tu mercado objetivo y evaluar la demanda de tu producto o servicio en el Reino Unido. Investiga a tu competencia y a tus clientes para poder entender así cómo diferenciarte y posicionarte en el mercado que desees.

Además, deberás elaborar un plan de negocios sólidos que incluya lo que eres capaz de aportar nuevo o distinto a los competidores que ya están asentados en la industria, estrategias de marketing y ventas, estructura organizativa de tu empresa y proyecciones financieras.

Crear este plan de negocios no solo te ayudará a aclarar y asentar tus objetivos comerciales, sino que también será crucial para captar posibles socios o inversores para asegurar una fuente estable de financiamiento.

Registro y estructura legal

Una vez tengas una comprensión y una idea clara de tu negocio y su potencial en el mercado, es hora de abordar los aspectos legales y regulatorios.

Deberás elegir una estructura legal adecuada para tu empresa, ya sea como una Sociedad de Responsabilidad Limitada, Sociedad Anónima, Compañía Limitada, Sociedad de Responsabilidad Limitada o cualquier otra forma empresarial que se adapte a tus necesidades y objetivos.

Tendrás que registrar tu empresa ante las autoridades pertinentes, en este caso, ante la Companies House. Tendrás que asegurarte de cumplir con todos los requisitos fiscales y legales, como pueden ser la obtención de un número de identificación fiscal o el cumplimiento de las regulaciones laborales de la zona en la que está establecida tu empresa.

Financiamiento y recursos

El financiamiento es una parte fundamental del proceso de establecimiento de un negocio. Para obtener financiamiento deberás explorar las distintas fuentes de financiamiento, algunos ejemplos pueden ser préstamos bancarios, subvenciones gubernamentales, crowdfundings o inversores privados. En cualquier caso, debes tener en cuenta que en base a las necesidades de tu empresa te podrán venir mejor distintos tipos de financiación.

Además de asegurarte de contar con recursos financieros, asegúrate de contar con los recursos humanos y tecnológicos necesarios para que tu empresa pueda empezar a operar. Para ello deberás contratar personal cualificado y contar con las herramientas o tecnologías necesarias para la óptima operación de tu empresa.

Establecimiento de una presencia

Dependiendo del tipo y sector de negocio que tengas pensado establecer, es muy posible que necesites establecer una presencia física o virtual en el Reino Unido. 

Si estás abriendo una tienda minorista, una oficina o un restaurante, tendrás que buscar un lugar estratégico que se adapte a tus necesidades y presupuesto. Es muy importante que te informes de los requisitos de zonificación, licencias y regulaciones ya que pueden variar entre las distintas áreas del Reino Unido.

En el caso de que tu negocio sea en línea, como el desarrollo y venta de software, tendrás que asegurarte de tener un sitio web profesional, accesible, intuitivo, bien optimizado y con capacidad de comercio electrónico. 

Marketing y estrategia de ventas

Una vez que tu negocio esté en funcionamiento, es muy importante adoptar estrategias de marketing que den buenos resultados para así poder impulsar el crecimiento y la rentabilidad de la empresa.

Deberás identificar y adoptar los canales de marketing más efectivos para tu público basado en su rango de edad, nivel educativo, género y poder adquisitivo, ya sea marketing de contenido en redes sociales, eventos comunitarios, anuncios en estaciones de radio y televisión, colaboración con empresas locales o colaboraciones con empresas de un ámbito similar al de tu empresa.

Para desarrollar una buena estrategia de ventas es imprescindible desarrollar relaciones sólidas con tus clientes, escuchando sus recomendaciones y comentarios. Esto hace posible atender mejor a sus necesidades a la vez que fomenta la lealtad y la publicidad boca a boca positiva.

También es importante tener en cuenta los precios que decidamos establecer. Podemos tomar como referencia los precios que tienen empresas similares a la nuestra que ya estén consolidadas. Así conseguiremos maximizar nuestros ingresos y a largo plazo, mantener cierta ventaja en el mercado.

Innovación y adaptación

Finalmente, para asegurar el éxito a largo plazo, es crucial mantenerse a la vanguardia de la innovación y adaptarse a un entorno empresarial en constante cambio. Como empresario, tendrás que estar atento a nuevas tendencias en consumo y gustos y a nuevas oportunidades en la industria, buscando siempre como mejorar tus productos o servicios y procesos de fabricación o suministro.

Es importante mantener la mente abierta a los comentarios y sugerencias de los clientes y de los trabajadores. Tendrás que estar atento para adaptarte y evolucionar con el mercado.