El VAT de una compañía de Reino Unido

El IVA, también conocido como el Impuesto sobre el Valor Añadido (VAT en inglés), es un impuesto establecido por la mayoría de los países europeos, e incluso por Reino Unido. Es por ello que, si estás pensando en montar una empresa en UK, es importante comprender el funcionamiento de este impuesto y de las obligaciones que acarrean y con las que tendrás que lidiar como empresario. En este artículo, te explicaremos la importancia que tiene el VAT en las empresas de UK.

¿Qué es el VAT de una empresa en UK?

El VAT es un identificador fiscal necesario para las compañías que quieran realizar transacciones comerciales a nivel europeo y que superan ciertos límites de facturación. Por ese motivo deben registrarse para el VAT. Este impuesto indirecto se aplica al valor añadido de la mayoría de los bienes y servicios y se debe declarar de manera regular. Si bien es cierto que las empresas que se han registrado para el VAT tienen la posibilidad de recuperar el VAT que han pagado por ciertas compras. Para obtener los beneficios de este impuesto se debe cumplir con las regulaciones del mismo y para poder operar de forma legal en el mercado británico.

Es importante que tengas en cuenta la diferencia que existe entre el VAT (Value Added Tax) y el NIF (Número de identificación fiscal). Ambos tienen como función identificar a una empresa para poder realizar operaciones. Sin embargo, se refieren a aspectos diversos tanto en el contexto fiscal, como en el empresarial. Mientras que el VAT es un impuesto que se agrega a las transacciones de bienes y servicios, el NIF es un número de identificación fiscal que permite tener identificada a una persona o entidad a efectos fiscales. Por ejemplo, para trámites y transacciones fiscales.

¿Cuáles son los tipos de IVA en el Reino Unido?

En Reino Unido existen distintos tipos de IVA.

  • El primero es el estándar (standard rate), este tipo se aplica a la gran mayoría de bienes y servicios y está fijado en un 20%.
  • El segundo es el reducido (reduced rate). Este es aplicable a ciertos bienes y servicios, los cuales son esenciales y está fijado en un 5%.
  • Por último, encontramos el cero (zero rate). Esto se debe a que algunos bienes y servicios están exentos del IVA. Sin embargo, no significa que estén libres de impuestos, sino que están gravados al 0%. Un claro ejemplo serían los alimentos básicos o los periódicos impresos.
Vat-en-empresas-de-UK

¿Qué tienes que hacer para registrarte para el VAT?

En UK, las empresas tienen como obligación registrarse para el VAT si su facturación supera obtiene o rebasa el umbral que ha sido establecido por las autoridades fiscales del país. Dicha cifra está fijada en la cantidad de £85,000 en ingresos anuales. Lo que significa que si la facturación durante 12 meses consecutivos de tu empresa supera dicho umbral deberás registrarte de forma obligatoria para el VAT.

Sin embargo, también existe la posibilidad de registrarte en el VAT de manera voluntaria, aunque el volumen de tu empresa sea inferior a la cifra que se ha indicado previamente. Incluso existen ciertas circunstancias que pueden requerir el registro del VAT de tu empresa, a pesar de que no supere el umbral de £85,000 anuales. Los casos incluyen la importación de bienes a UK (independientemente del nivel de facturación de los productos) y la adquisición de bienes desde otros países de la UE.

Dado que hay una gran variedad de situaciones actualmente por las que tu empresa debería registrarse en el VAT, se recomienda a los empresarios consultar con un profesional. De esta manera, te podrás asegurar de que los trámites que sean necesarios u obligatorios realizar se lleven a cabo de una manera correcta y eficiente. Asimismo, esto te permitirá poder evitar posibles problemas para tu empresa.

¿Cuáles son las obligaciones arraigadas al VAT?

Si tu empresa ha sido registrada para el VAT, tendréis una serie de obligaciones que deberéis cumplir. Una de ellas es el cobro del VAT a los posibles clientes que tenga tu negocio sobre los bienes y servicios que proporcionáis y vendéis. Asimismo, deberás presentar declaraciones del IVA de manera periódica a la HMRC (HM Revenue and Customs), así como ingresar el VAT que has ido cobrándole a tus clientes. Una recomendación es que vayas manteniendo un registro riguroso y completo de las transacciones que tu negocio realice del VAT.